Agenda de actividades

«   Agosto 2017   »
lumamijuvisdo
 1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
   

más eventos ...

Pal, el hombre de las acrobacias en el cielo.

Este parapentista húngaro, patrocinado por Red Bull, es uno de los duros de los deportes de aire. Está en Medellín. EL COLOMBIANO habló con él. Es un "ave humana extrema".

José Fernando Serna Osorio | Medellín | Publicado el 28 de enero de 2011

 

Pal no tiene los pies sobre la tierra "o acaso tendré uno", dice entre risas. Es extraño verlo sentado sobre un mueble hablando de su vida, porque su vida está en los aires y allí se habla con las maniobras. Pal es parapentista extremo y el cielo su cómplice.

Volar es su vida, su pasión y su trabajo. Mientras que con su mano derecha toca la abundante cabellera que lo acompaña, este húngaro esboza esa sensación de libertad que siente cuando está arriba, allá al lado de las aves.

"Siento tranquilidad y libertad mientras vuelo. No pienso en mis problemas, ni en los del mundo", afirma con un tono de voz delgada y una mezcla rara de acentos. Portugués, español, inglés y húngaro, hacen parte de la cosecha idiomática que ha recogido durante casi 10 años de experiencia con el parapentismo.

Pal Takats es hijo de una familia de clase media de Budapest (Hungría). Allí hizo su primer vuelo a unos 20 metros de altura y desde aquella vez le ha sido imposible alejarse de la aventura y los deportes extremos.

Ojos claros, nariz prominente, cuerpo delgado, brazos larguiruchos y su pelo ensortijado, herencia de su madre, caracterizan a este hombre de fácil recordación. La rutina de este aventurero, que conoce más de 22 países gracias a sus acrobacias, es gozarse la vida a cada instante. Poco se interesó por el estudio y ahora no quiere pasarse 40 años trabajando en una fábrica para conseguir poco dinero y pocas experiencias. Sólo busca conocer el mundo y dejar a más de uno sin aliento.

Mientras divisa a Medellín desde un undécimo piso habla de sus osadas maniobras en el parapente y lo " crazy " -loco- que puede llegar a ser. Pal es uno de los 30 parapentistas mundiales que realizan, entre otras, la maniobra del Infinity Tumbling (acrobacia de riesgo mientras se vuela).

En el aire y con las condiciones de viento necesarias, él con su equipo de vuelo, giran de manera vertical una y otra vez, pasando por encima de su parapente y buscando no cometer los errores que les costaron la vida a dos pilotos en 2010 mientras intentaban el Infinity.

A la espera de circunstancias atmosféricas aptas para volar en Medellín se encuentra Pal y así poder realizar, además de esta maniobra, otras 20 que tiene en su descabellada, pero espectacular exhibición.

Este hombre o "ave humana extrema", mientras extiende sus brazos y mira la ciudad, dice que es más arriesgado estar en tierra que en aire volando, y concluye enfático que "el parapente no es peligroso, el peligroso puede ser quien lo maneja".

 

Tomado de El Colombiano.